Consejos prácticos para el cuidado de la batería de nuestro coche

A la hora de mantener nuestro vehículo en la mejor de las condiciones para un funcionamiento óptimo, una de las cosas que más debemos tener en cuenta es la batería, algo de perogrullo, pero que luego puede ser el desencadenante de más de un disgusto si no la cuidamos en condiciones. Si la batería de nuestro coche no está perfecta podemos quedarnos tirados en cualquier momento, especialmente al intentar arrancar el vehículo y darnos cuenta de que no nos queda batería, o que está fallando por alguna razón. Esto puede ser especialmente problemático si estamos en un sitio inhóspito o poco transitado, ya que tendremos más problemas para solucionarlo.

Además, en esta época de frío y lluvias, la batería sufre mucho más, y es más fácil que se estropee y nos pueda causar problemas. ¿A quién no le ha pasado, más de una vez, que el coche parece no arrancar por más que lo intentemos? Esto puede deberse al frío, sobre todo en esta época del año, pero también es posible que nos hayamos dejado las luces encendidas y que la batería se haya consumido por completo, poniéndonos en un verdadero aprieto. Para que esto no suceda, aquí os vamos a dar algunos consejos sobre como mantener nuestra batería en las mejores condiciones.

Evidentemente, uno de los consejos más prácticos que podemos daros es que llevéis siempre unos cables de corriente para poder recargar la batería de vuestro coche ayudados por la batería cargada de otro vehículo, algo que también hemos tenido que hacer la mayoría alguna vez. Es un proceso bastante sencillo. Solo tenemos que coger el cable rojo y colocarlo en el borne correspondiente de nuestra batería, y así mismo, conectar el otro extremo a la otra batería, la que sí esta cargada. Repetimos el proceso con el cable negro, y entonces le damos a la llave de contacto. Debemos encender primer el coche cargado y dejarlo un par de minutos, para que la corriente pueda fluir. Entonces arrancamos el coche con la batería descargada y también dejamos un par de minutos así.

Sin apagarlo, quitamos primero las pinzas negativas, tanto del coche cargado como del nuestro, para quitar después las pinzas de los bornes negativos. Es importante recordar que no podemos apagar el motor del coche durante un tiempo de al menos una hora, para que el alternador pueda recargarse y la batería vuelva a la normalidad. De no ser así, es posible que el problema vuelva a darse la próxima ves que queramos arrancar el vehículo. Está claro que los cables de cobre son muy importantes para esta función, por lo que escoger los más óptimos será quitarnos de problemas. Siempre se recomienda que los cables sean más gruesos y largos, por si acaso, para que permitan un flujo correcto de la tensión entre una batería y otra.

Como ya hemos dicho al principio, la batería sufre bastante en la época de frío, ya que su eficiencia baja casi a la mitad en el caso de que el agua que contiene se congele. Esta es la razón por la que muchas veces, al ir a arrancar el coche con todas las “facilidades” o complementos encendidos, la batería se ha caído y nos ha dejado tirados. Hay que entender que  la radio, los asientos calefectables, la luneta térmica… son cosas que nos harán consumir mucha batería, y que pueden ser contraproducentes a la hora de arrancar el vehículo. Es más, si el coche ha estado expuesto al frío, lo mejor es evitar estos complementos en la medida de lo posible. Lo más recomendable es guarecerlo en un garaje, pero sabemos que no todos disponen de estas facilidades.

También es posible que, por más que intentemos reanimarla con la carga de otra batería, la nuestra no de señales de vida. ¿Significa esto que necesitamos una nueva? Es posible, pero también puede ser algún problema en el alternador, u otra de las piezas o componentes anexos. Podemos medir la tensión de la batería con un voltímetro. Si en reposo nos da 12,5 es que todo va bien en la batería, pero si está por debajo, debemos recargarla. En el hipotético caso de que la batería no responda de ninguna manera, lo mejor es llevarla al taller para que los expertos nos digan lo que sucede, y en el último caso, si tenemos que cambiar la batería por una totalmente nueva.

Cambiar la batería de nuestro coche por una nueva puede ser caro, pero no es complicado si queremos hacerlo nosotros mismos. Nos bastará con una llave inglesa para poder retirar la batería gastada, empezando siempre por el polo negativo y luego por el positivo, y desencajándola de la carrocería con la propia llave inglesa. Luego retiraremos la batería vieja y colocaremos la nueva, realizando el proceso a la inversa. La batería gastada deber ser llevada a un punto de reciclaje, con mucho cuidado de no vertir el ácido de su interior, ya que es sumamente abrasivo.

Comments

  1. jhon:

    excelente aporte, ya que la bateria es el alma del automovil, también es aconsejable siempre mantener los poste de la bateria, limpios y calibrados, evitando el sarro y óxido.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *