Neumáticos de segunda mano, pros y contras

La crisis económica está dejando graves secuelas en nuestro país, en donde muchas personas han perdido sus puestos de trabajo, otras no consiguen uno por más que lo intenten, y hay familias enteras que lo pasan realmente mal para llegar a final de mes o siquiera para poder comer durante toda la semana. Con este panorama, la mayoría se ve obligada a prescindir de cualquier cosa que no sea estrictamente necesaria. Muchos llegan a vender sus coches porque necesitan pagar deudas y tampoco lo están utilizando, ya que el precio de la gasolina no hace más que subir, haciéndole un flaco favor a todo aquel que sufre la crisis.

En otros casos, la situación no llega a ser tan extrema, y los usuarios pueden mantener sus vehículos, o hacen todo lo posible por quedárselos, ya que en parte también forman parte de su trabajo y pueden ser algo indispensable a la hora de encontrar empleo. Pero mantener un coche cuesta mucho dinero, ya no solo por el propio combustible, sino también por cualquier tipo de arreglos, averías o recambios. Algo tan simple como un pinchazo en las ruedas nos puede suponer un pago importante, al que muchos tendrán que esforzarse para llegar.

Por eso, y como en la gran mayoría de sectores, el mercado de la segunda mano y los productos usados también ha llegado a la automoción. O más bien ha empezado a tener más relevancia, ya que también existía anteriormente, pero no con este empuje. Un vehículo es algo bastante importante para una familia, que cuesta mucho dinero, y la mayoría no quiere confiar en cosas usadas para utilizarlas en sus coches, ya que piensan que la calidad no es la misma, y el desgaste evidente de un objeto de segunda mano pasará factura tarde o temprano.

Pero en otras ocasiones, a uno no lo queda más alternativa que tener que dirigirse a este tipo de mercado de segunda mano para poder arreglar su coche, o como en este caso, comprar neumáticos. Son mucho más baratos y en ocasiones se presentan casi sin desgaste, por estar en muy buenas condiciones y haber estado en coches con poco uso. Estos son los neumáticos usados que debemos buscar. Son algo más caros pero también nos dan mayores garantías a la hora de la seguridad en la carretera. El mercado de segunda mano de neumáticos cada vez es mayor. Nuestro país importa una gran cantidad de los mismos, sobre todo desde Alemania, en donde los controles de seguridad son muy exhaustivos. Eso nos dejará más tranquilos.

Sin embargo, y a pesar de todos estos pros, también hay contras importantes y evidentes en el hecho de adquirir neumáticos de segunda mano. Por mucho que busquemos y nos quedemos con unos que estén en buen estado, estos habrán sufrido ya el desgaste propio de haber estado en un vehículo. Y lo más probable es que ese vehículo sea diferente al nuestro, y su conductor muy diferente a nosotros, por lo que el neumático estará “acostumbrado” a un tipo de conducción distinta a la que nosotros vamos a darle. Esto puede producir problemas en las primeras semanas, donde tendremos que extremar la precaución ante el hecho de que los neumáticos puedan jugarnos una mala pasada.

Habrá que poner sobre una balance la conveniencia o no de la compra de este tipo de neumáticos, porque como se suele decir muchas veces, lo barato puede salir caro al final. Con este tipo de neumáticos, la posibilidad de tener un accidente es mayor, ya no por nosotros mismos o por el vehículos, sino por el desgaste propio del neumático, que es inevitable. Con unos neumáticos totalmente nuevos ganamos en seguridad, para nosotros y para nuestro vehículo, y esto nos puede solucionar algún que otro percance por el que sí tendríamos que pagar una reparación más grande.

La seguridad en la carretera es algo tremendamente importante, y hay que valorar muchísimo la opción de comprar un neumático nuevo antes que uno usado, aunque debamos hacer un gran esfuerzo económico. Si no nos queda más remedio accederemos al mercado de segunda mano, pero solo momentáneamente. En cuanto podamos, cambiaremos el neumático por uno nuevo, para evitar accidentes y desgracias. En los últimos tiempos, un buen porcentaje de los accidentes mortales que han tenido lugar en nuestro país tenían que ver con neumáticos en mal estado. De hecho, según cálculos de la propia RACE, más de 250 accidentes mortales se podrían haber evitado si esos coches llevase los neumáticos nuevos y en condiciones.

Cada cual es libre de comprar en donde más le convenga, y hay situaciones extremas en las que el dinero no nos alcanza, por más que queramos, pero estamos hablando de la seguridad de nuestro coche, nuestra familia y la nuestra propia a la hora de conducir. Hay que meditar muchísimo la compra de los neumáticos adecuados, porque esto nos puede salvar la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *