Cuando somos jóvenes y nos sacamos el carnet de conducir enseguida nos compramos un coche, normalmente lo adquirimos de segunda mano porque sabemos que al principio vamos a darle algún golpecillo y vamos a hacerle algún arañazo que otro, intentamos que este en las mejores condiciones y lo mimamos y lo cuidamos como si fuera